El Impulso

Atrás había quedado aquel raro abril
donde extravié su efímero deseo
las explicaciones poco importaron
fueron parte del final del cuento

En los pañales de aquel oscuro Junio
donde le ví la cara a este desafío
supe que al fin había llegado la hora
de echar a andar aquel viejo anhelo mío

caminante de una brújula que oscila
quien compartir no mezquina
partiré sin rumbo fijo
inquietando el despertar…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s