A la espera

Da la sensación de que el tiempo pasa rápido aquí. De a poco me voy acostumbrando a los cambios, tanto de horarios, como de alimentación, como también de idioma. Quizás este último sea el punto en el que menos preparado me vine. Es decir logro mantener conversaciones básicas, interpretar lo que me dicen y hacerme entender, pero cuando trato de interpretar una conversación entre dos angloparlantes pierdo a menudo el punto de la conversación. Pero bueno llevo a penas días aquí, será cuestión de seguir aprendiendo.

El centro de Auckland desde lejos.

Es realmente razonable que en esta sociedad los objetos sean completamente diferentes. Es lógico ya que están destinados a resolver otro tipo de necesidades. A menudo me encuentro con utensilios que rosan lo ridículo, pero también hay otros dispuesto a ser eficientes, sobre todo con el medio ambiente. Por ejemplo algo tan simple como dos botones para eliminar los desechos del inodoro, o sensores en las calles, donde sino pasa un auto el semáforo queda en rojo, o botones para los peatones, donde si nadie los presiona los semáforos permanecen en verde.

El orden y la calidad de vida sorprenden, incluso, a los europeos.  Pareciera que para los que nacen aquí siempre hay oportunidades de tener una vida más que digna. Ofertas de empleo accesibles y sueldos acordes a este mercado.

“con el diario en la mano, salí buscar un trabajo…” ♫ me encontré con noticias como esta. (para los que no entienden ingles, dice que la policía esta buscando a los dueños de esas joyas)

Así como en los objetos uno observa como, al tener lo básico resuelto, se disponen a resolver las mas excéntricas necesidades, como un calentador de toallas, es entendible que aquí nadie se cuestione nada acerca de los modelos políticos y económicos, créanme que realmente no tienen la necesidad.  Puede sonar egoísta desde nuestro punto de vista,  pero si te pones en su lugar los logras entender. Y no es para menos el circo esta armado en todo el primer mundo para que ese tipo de pensamientos se transforme en el sentimiento de la lastima, y que no pase de eso.

Mientras tomábamos una merienda observamos un arco iris completo, de punta a punta. La obvia respuesta es NO, no había oro ni duendes, jaja.

Ahí lo tienen nomas, de punta a punta.

Estoy encontrando un cierto lado xenófogo en mis días. Hay tantos asiáticos que lo hacen sentir a uno como, digamos, invadido. Fue así que una noche tomando una cerveza en un bar con un amigo argentino, nos cruzamos con un coreano con una campera de River. Cuando le pregunté donde la había conseguido se asusto creyendo que la estaba reclamando, fue así que nos conto que la había comprado en Corea a 100 dólares. Tienen la costumbre de sacarle fotos a todo, y nosotros dos, oriundos de la tierra de Messi y Maradona no fuimos la excepción.

Encima te hacen la V peronista, jaja!

Aproveche uno de los pocos días soleados que hubo en esta semana y me fui a trote hasta Mission Bay, una pequeña costa a las afueras del centro de Auckland donde podes tener agradables visuales de la ciudad.

Encontré el camión de los helados en una de las salidas. Aunque no tenia tantas ganas, me tome un heladito 🙂 Atras se aprecian las praderas al mejor estilo teletubbies

Lo mejor de mi estadía en la casa de Jon, no fue solo poder conocerlo a él, sino también a las distintas personas que fueron viniendo, estadounidenses (me reúso a decirles americanos) un ruso, un brasilero que vive en Australia, un chileno y otro argentino. Tuvimos un par de conversaciones muy interesantes sobre los motivos que cada uno tuvo sobre el viaje, y de las cosas que nos gustan y las que no, de nuestros países.

Con Sack, Stina, Paul, Jon, Veni y Javier

Ellos me ayudaron a confeccionar un conciso curriculum, así que ahora estoy a la espera de la respuesta de los trabajos que mas me interesan, aunque si esto no funciona guardaré mi titulo en el cajón y me embarcare a las desventuras del campo. Estuve en un club de futbol llamado Birkenhead United hablando con el entrenador de la primera, y me dijo que podía empezar a entrenar con ellos. Todo esto en el hipotético caso de conseguir trabajo en Auckland y de poder asentarme claro, ya que el futbol acá es semi-profesional.

Si todo sale bien, quizas. Sino será en otra oportunidad

Gracias a todos por las energías que hacen llegar!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s