Siempre hacia el Sur es mejor

La última semana en Auckland fue un tanto estresante. El ritmo de la ciudad no me convencía y las respuestas de los trabajos que justificarían mi permanencia ahí, no llegaban. Había chances de quedarme trabajando como lava copas o como mozo, pero teniendo en cuenta la paga y el alto costo de vida que tiene una gran ciudad, decidí emigrar. Por medio de Facebook estoy en contacto con otros argentinos que llevan varios meses en estas islas, todos me decían que relaje, de que disfrute la ciudad, que me quedara tranquilo que los trabajos después aparecen. A pesar de tener esa cierta seguridad no lograba dispersarme demasiado, aun me encuentro viviendo de mis ahorros los cuales por la diferencia cambiara vivir acá sin trabajar es completamente desfavorable. Relevé los lugares con más trabajo en estas fechas y entre ellos elegí como primera parada Christchurch. Me era barato volar directamente hasta ahí y era un paso obligado a otros posibles lugares. Así que una vez definido el nuevo destino me dispuse a disfrutar de mi último día entero en Auckland. En la casa de Jon se había dado una agradable convivencia, sobre todo con Javier, también proveniente de Argentina. Días atrás nos había dado a los gringos y a mí su primera lección de Pa Kua en Nueva Zelanda. Su idea es poder abrir una escuela de esta cultural marcial. A veces da la sensación de que en estas islas aun hay un montón de cosas por hacer, que nunca a nadie se le ocurrió generarlas antes. Tal es el ejemplo de un amigo de una mujer que conocimos, quien fue el primero en traer el Handball a Nueva Zelanda hace no menos de 4 años.
Con Javi nos subimos al ferry que nos llevó directo a la isla Waiheke. Nos acomodamos en la cubierta superior, y luego de una ráfaga interminable de coreanos sacando fotos perdí todas mis intenciones de tomarme una.

Con el maestro de Pa Kua, ya en la isla

Había llovido toda la semana y justo ese día estuvo despejado. Un poco a pie y otro poco en bus fuimos recorriendo las principales playitas, y como no podía ser de otra forma, nos metimos al agua. Cuando me estaba acercando a la orilla una kiwi me pregunto si iba a nadar, le respondí que esa era mi intención. Me dijo que a ella le encantaba pero le era imposible en invierno meterse.

Waiheke Island

El agua estaba tan fría que te hacia doler los pies, pero ¿Quién me quitaba el capricho? Tuvimos que entrar corriendo al agua, dar un chapuzón, y salir inmediatamente. En estas islas nos volvimos a encontrar con Stina y Sack.Ellos estaban haciendo woofing, que seria algo así como trabajar un par de horas por día a cambio de techo y comida. Es una buena alternativa por estos pagos no solo para poder solventar extensas vacaciones, sino también para lograr adentrarse en las distintas culturas.

Con Stina y Javier

Me despedí gratamente de la casa de Jon, sabiendo que en algún momento lo voy a volver a ver. Su ayuda en este inicio ha sido más que importante.

Llegando a Chch

El sábado finalmente llegue a Christchurch. Luego de un colectivo al centro de la ciudad y de caminar algunas cuadras llegue a la casa de unos conocidos de Facebook. Micaela, una de ellos, se dispuso a ayudarme a buscar alojamiento, sabiendo que vengo medio nuevo en el asunto. Llegué a un lugar que tenia mas forma de hogar que de casa; habían venido otros dos argentos de visita y en total éramos como 10, una gran familia compuesta por Lucas de Entre Ríos, Mica de Córdoba, Ague de Mar del Plata, Carla de Chile y Edu y Vicky de Uruguay.

Gracias a ellos me acomodé rapidamente en la ciudad

Quizás será por que aun no estoy trabajando, esto para mi todavía es mas holiday que working, aun me siento mas allá (Argentina) que en acá. Cuando asistí con ellos a una fiesta latina organizada en otra casa alquilada por argentinos, empecé a intuir lo importante que empiezan a ser los fin de semanas acá. Las jornadas son largas y los ambientes laborales un tanto hostiles por el idioma.
Christchurch es la ciudad mas grande de la isla sur y creo que la tercera mas poblada de Nueva Zelanda. Hoy en día el paisaje urbano es bastante particular, ya que están en plena reconstrucción luego de una serie de terremotos a fines de 2010 y principios de 2011. Si bien no es mucha la gente que murió, cerca de 100, mucha gente local se deprime ante esta situación y decide emigrar a otras ciudades. Cuentan que a diario se sienten temblores, yo aun no he percibido ninguno.

“y quedó mas linda que nunca..” Ah no…

Esto hace que queden plazas de trabajo para nosotros, y que también se generen otras en l rubro construcción. Es por eso que me vine acá, hoy estoy apuntando mis CV tanto como al diseño de interior, como a operación de programas CAD-CAM para corte de materiales como también a la reparación de maquinas herramientas. Tuve una prueba satisfactoria reparando dos maquinas, y estoy a la espera de la respuesta.
En esta ciudad me siento cómodo, será quizás por que no todo es tan perfecto.

El contraste de la zona “habitable” y la Red Zone

Me siento más cerca de casa cuando veo algún semáforo que no funciona, o un terreno baldío, o un bache sin arreglar. A menudo buscas una dirección de algún negocio por internet y cuando llegas te encontras con alguna ruina. En el medio de la ciudad se encuentra la “Red Zone”, que no se trata de un lugar apto para la prostitución, sino una zona cercada donde no se puede pasar, Allí estuvo el epicentro del “Earthquake”. Esta también el lado morboso del asunto donde podes pagar un tour para poder ir a esta zona donde solo los constructores autorizados tienen acceso. Acá les dejo un video.

Al fin algo de expresión popular!

Estuve hablando con el técnico del Christchurch United F.C., él me contó quedan solo 2 fechas para terminar el torneo y el próximo inicia recién en marzo! Es decir que hasta diciembre no empieza la pretemporada. Ya estamos organizando con otros argentinos algún partido semanal.
En lo que aun no estoy pudiendo articular es en las idiosincrasias de los demás. Me he encontrado paradójicamente charlando con un ruso, que nada sabia del Socialismo/ Trosky/Lenin, con una pareja de franceses que no les importaba que había pasado en Francia en Mayo del 68 ni en la Comuna de Paris. Un brasilero que no había escuchado hablar de un tal Paulo Freire, unos neoyorkinos que no creían en las teorías del falso atentado, una chilena que no cree en la educación publica, y uruguayos que no les gusta el candombe! La única que apenas salvo la ropa fue la cordobesa cuando le pregunto sobre el Cordobazo. Pero bueno todo esto tiene su lógica: quienes tienen acceso a estos pagos son solo personas de clase media, con todo lo peyorativo que esto implica, sobre todo en lo que educación y sensibilidad social concierne. Hoy me encuentro lejos de tener expectativas de encontrar por estos lares a alguien que piense como yo, y de alguna manera trataré de empezar a disfrutar de esas diferencias.
Así que bueno, acá me encuentro yo, ateo, en una ciudad llamada “iglesia de cristo” en una casa con el piso un tanto inclinado, donde las puertas perdieron la escuadra, a metros de la Red Zone esperando que llegue la guitarra que me compré en una subasta on line. Eligiendo, en lo que puedo, las trazas de lápiz que dibujan mi camino. 🙂

Mi grafitti favorito de Chch.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Siempre hacia el Sur es mejor

  1. Guille Marinelli dijo:

    Bien por la viola! Ahora formalmente estás casado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s