Flashback I: El párrafo aparte

Sábado a la madrugada, volvía a pie desde un boliche rumbo a mi casa. Al cruzarme con un grupo de gente, una chica me escucho hablando en español, “we are you from?”, “Argentina”, fue mi obvia respuesta, “nou hay mal que por bien nou venga” me dijo y siguió caminando.  Interesante. Podría haber dicho una cantidad infinita de frases, pero tuvo que elegir esa.  Es que en este espacio de soledad, descanso y reflexión, es inevitable no hacer un resumen de mis momentos. Seria demasiado portentoso denominar a este viaje como un paréntesis, por que en realidad, no lo es.

Saquen sus propias conclusiones

Cuantas canciones me trajeron hasta aquí, cuantos versos quedaron atrás,  cuantos momentos compartidos en buena compañía, cuantos renglones, cuantos dibujos. Cuantas situaciones ingratas también. Pero la frase optada en esa conversación fortuita terminó resumiendo todo esto, de una buena manera.

Me encanta corretear a las ovejas! jaja no piensen nada extraño!

“A los viejos y a los muchachos, los dejas buscando un cacho de confort a fin de mes”  me recita el gordo Alorsa de vez en cuando,  apoyo mi cabeza en la almohada, y juego a imaginar como estará comenzando el día por allá, en las calles que me vieron crecer.

Mas de un mes me llevó, un  debate interno sobre mostrar o no, las comodidades materiales que se viven por acá. Finalmente opté por hacerlo, sé que quienes me leen entienden que es parte de lo anecdótico de poder vivir un tiempo en una sociedad de primer mundo.

Conseguí a un buen precio un Honda Crx Delsol, año 92. Nueva Zelanda es el país con más vehículos por habitantes en el mundo. Lo curioso es que no hay mucho transito, justamente no tienen muchos autos, tienen pocos habitantes. Durante mucho tiempo se han importado autos usados provenientes de Japón, mi nuevo auto es uno de ellos.  Fiel a mi estilo de apodar las cosas, terminé bautizándolo como “the little sapo”. Rápidamente me acostumbre a manejar del otro lado, el orden en las calles te permite tomarte tu tiempo para todo.  Ya me estoy acostumbrando a esto de no estresarme por la calle, el día que vuelva a manejar por La Plata creo que voy a sentir uno de los tantos “shocks culturales” que vengo sufriendo y disfrutando. Como cuando me dirigía hambriento por una hamburguesa  y decidí entrar a un restaurante de comida vietnamita. Me senté, miré el menú, y ordené algo que ni siquiera sabia pronunciarlo. Por suerte terminaron siendo unas especies de brochette de carne. Deliciosas. Tuve suerte, lo sé.

La verdad que no, no tengo la pija mas grande por andar en un convertible (aunque no he recibido queja alguna)

y si podes hacer boludeces como esta…

O como esta… (no es tan fácil como en las películas)

Otro cambio importante se puede distinguir en lo deportivo. Actualmente estoy jugando para un equipo camboyano en un torneo de asiáticos. La semana pasada fue el primer partido, contra un equipo compuesto por coreanos, si no me equivoco. Al recibir una fuerte patada de uno de ellos, no dudé en mandarlo bien a la mierda.  Al instante, el oriental se da vuelta y me increpa diciendo, “yio sei hablar spanol” y no tardó en repetir lo que yo le había dicho “lau putia madre que tie pareo!”. Fue tan gracioso, que por un momento me hizo olvidar la patada recibida.

Cambodia Football Club

Luego del segundo partido, los camboyanos me explicaron, que ganen o pierdan, ellos festejan igual el hecho de ser un equipo. Desde la cancha nos dirigimos hacia un complejo acuático, donde el dueño del equipo  nos invitó a todos a disfrutar de un sauna, hidromasajes y de una pileta climatizada. Y como si fuera poco fuimos a un restaurant camboyano.

Llegando a Lyttleton

Hace un mes y medio me acerqué nuevamente al English Park. Sabía que ese día comenzaban los entrenamientos del Canterbury United. Al hablar con los responsables del equipo, me explicaron que la liga neocelandesa es un tanto diferente al resto del mundo. Ellos tienen torneos locales, por ciudades, entre marzo y septiembre. Luego entre noviembre y febrero se juega un torneo profesional donde equipos provinciales forman sus escuadras con los jugadores de la zona. Finalizada  esta explicación, el técnico concluyó que para poder jugar en su club, primero debería jugar en un club local, o en caso de que mi nivel fuera extraordinario, la institución podía pedir una visa especial para que yo pueda jugar. ¿Tenes ropa para entrenar hoy?, me preguntó el manager. La verdad es que en la mochila me había llevado los botines, aunque luego de una jornada de 10 horas, una fugaz merienda y un ida y vuelta en bici de 10 km mi razonamiento me llevó a darme cuenta de que no estaba en condiciones. Encaré este viaje único, cambiando la ortodoxa pregunta del ¿Por qué? Por un ¿Por qué no?  Así fue que ingresé al vestuario del estadio, allí me colocaron un cinturón para medirme el pulso y me presentaron al resto de los jugadores. La mayoría de procedencia europea, casi ningun neocelandes. Muchos de ellos habían jugado en clubes importantes de la segunda liga inglesa. Después del precalentamiento,  accedimos al césped artificial del estadio y comenzamos a jugar un partido de entrenamiento.  Ahí realmente se vio una gran diferencia de concepción. Jugué mi mejor partido, muy concentrado, acertando en las marcas y en los pases, prácticamente sin recordar mi falta de entrenamiento y el cansancio laboral a cuestas.  La dinámica del partido fue completamente distinta a lo que estamos acostumbrados a ver en nuestro futbol, ya sea en el futbol mayor o en las ligas amateurs. Fue prácticamente un juego de ajedrez, donde las piezas se limitaban a recibir y dar pases hasta llegar al arco contrario. Nadie, excepto yo, trasladaba la pelota. Eso genero fastidio en el DT y en mis compañeros, pero les aseguro que mi traslado no era exagerado, utilicé el mínimo de tiempo para generar un espacio y otorgar el pase. Constantemente el entrenador daba indicaciones técnicas, parecía que jugaba más él, que nosotros. Lógicamente muchas de las indicaciones no logré comprenderlas. Cuando me pregunté ¿Por qué no? Subestime pensando: “el futbol es solo un deporte, va más allá de una cultura o un idioma”. Terminó el entrenamiento y me recomendaron unirme a las pretemporadas de la liga local en diciembre, agradecí y me volví exhausto caminando a casa. En un principio sentí desazón, le habían mostrado un dulce a ese niño que llevo fuera. Obviamente esa sensación duro poco, fue una prueba muy exigente, y creo ser una persona que interpreta sus propios limites.

La vertical no siempre sale bien…

ouch

Siempre me río de los que se sacan este tipo de fotos, ahí me tienen..

He recibido muchos comentarios acerca del blog, y del viaje en si. Desde ya, todos ellos muy calurosos. Pero no podría quedarme tranquilo sin antes aclarar algunas cosas que me dan vueltas por la cabeza.  Gratamente me han dicho cosas como “sos un ejemplo”, o “muchos quisiéramos hacer lo que haces vos, pero no todos tenemos el coraje”. Vamos por partes. Acepto mi valentía en cuanto a pelear por lo que deseo, en este caso este viaje, en otros momentos fueron otros objetivos. Yo no me creo mejor o peor persona por  “largar todo a la mierda” y emprender un viaje. Al fin y al cabo, no estoy haciendo mucho por cambiar este mundo y soy consciente de ello. No es necesario venirse hasta acá para sentirse bien con uno mismo. Existen, para mi, muchas otras formas loables de poder hacerlo.  A mi me llena de orgullo cuando alguien que conozco decide hacerse cargo de sus sueños y pensamientos, y lucha por ello. Todos, absolutamente todos, tenemos nuestra “vuelta de tuerca”…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Flashback I: El párrafo aparte

  1. Jon Arvidson dijo:

    Very humourous Lea – more fun reading it in English via Google translate!

  2. Mama ( arias = "La Vieja ") dijo:

    Te amo!! Todas las fotos están lindas . Las que mas me gustan son las de las pompas , la que todos saltan , La del árbol (gracias , me encanto ). Tus reflexiones vienen bien , y se ve que tomaste toda la sopa porque estas fortachon con el equipo de fútbol; ademas a la distancia hasta te vemos alto y de ojos celestes !! jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s