No muerdas la mano que te da de comer

Luego de participar del frenesí consumista de descuentos del día después de navidad (boxing day) decidí partir a recorrer el norte de la isla sur. A un buen precio conseguí una nikon D5100 con dos lentes, cámara suficiente como para poder empezar a aprender  de fotografía. Ojala pueda servirme para mostrarles, junto con lo que escribo,  las cosas que voy viviendo.

Partí nomas en el auto con rumbo noroeste. En la primera parada apareció una formación rocosa llamada “castle rocks”. Me hizo acordar, salvando las diferencias, a Sacsayhuaman. La diferencia sustancial es sin duda las personas con las que visité el valle sagrado de los Incas.

025

Castle rocks

A medida que uno avanza por las rutas neozelandesas nota lo rápido que cambian los paisajes, a veces da la sensación de “país comprimido”.

065

La primera parada fue Arthur Pass, algo así como el punto medio de la cordillera. Casi todos los pueblos ruteros terminan siendo asentamientos muy pequeños, a decir verdad la palabra pueblo le queda grande. En este lugar me topé  con el turístico tren transalpino.

057

063

Así como sucede con el transito, existe muchísimo cuidado con la naturaleza. Por esa zona de la cordillera habita el Kea, aves mas que curiosas, que se las ingenian para entretener en grupo a la gente mientras le roban la comida. Son varias las anécdotas que se escuchan sobre como rompen carpas, bolsos y hasta incluso neumáticos.

069

Kea

Llegué a Greymouth y tomé rumbo norte. El paisaje urbano se repetía pueblo a pueblo. Lugares pintorescos, pero despoblados. Según pude saber, a fines del siglo XIX hubo un “fiebre del oro” en la isla sur, lo que derivó en repentinos pueblos que alojaron a los mineros.

111

Rio Punakaiki

La siguiente parada fue Punakaiki. En esta pequeña playa desembocada un rio que se formaba entre dos montañas. Una tarde me dejé llevar por los senderos de un camino y llegué a un bosque tropical que no dejó de sorprenderme paso tras paso.

113

148 151 112

Mierda que es difícil poner en mis palabras el ambiente en el que estaba inmerso; el sol ya estaba cayendo, y  por los senderos me encontraba solo. Acá tienen la costumbre de cenar y acostarse aun con la luz del día. Me detuve a contemplar la soledad que me proponía el paisaje, cuando pude percibir sonidos detrás de la vegetación. Cautelosamente, cámara en mano, me fui acercando a unas palmeras. El sonido persistía, mis sentidos estaban alerta. Espere unos veinte minutos, inmóvil.

114

Una foto de un Apterix (también conocido como “kiwi”) era la foto ideal para el estreno de mi cámara. La espera rendía sus frutos, el ave apareció, luego de hacer vaya saber uno que. Gatillé en modo manual, con toda mi inexperiencia a cuestas. Lo había logrado.

132

Al día siguiente, no conforme con el resultado de mis fotos, volví al lugar indicado. En el camino me crucé con unos chivitos salvajes, y hasta una rana un tanto paranoica:

078 085

Esta vez fui mas preciso con las fotografías, aunque las mismas develaron que no era un Kiwi, sino un Weka.

Weka (Gallirallus australis)

Weka (Gallirallus australis)

Rumbo norte, luego de pasar por paisajes montañosos y ciudades portuarias como Nelson, llegue a Motueka. En este pueblito se da comienzo al recorrido por el parque nacional Abel Tasman, el cual se encuentra en el noroeste de la isla sur.

Comenzando la travesía

Comenzando la travesía

Mochila al hombro, pasé a registrar mi ingreso y a reservar espacio para mis próximas 5 noches dentro del parque. “Fully booked” se limitaron a contestarme, negándome y advirtiéndome sobre entrar sin una reserva. Había esperado este momento mucho tiempo, tenia en mis espaldas hasta el alimento para los días siguientes, no podía rendirme. Asi fue que junto a Rodrigo y Guadalupe, otros dos argentinos que como yo están trabajando en Nueva Zelanda, iniciamos el trayecto.

321013_492307050812487_915640453_n

Luego de una caminata de 5 horas, optamos para en un sitio de camping pequeño, deduciendo que habría menos controles.

El agua estaba helada, no me metí ni una sola vez

El agua estaba helada, no me metí ni una sola vez

Al llegar al lugar vimos q no había mas de 3 carpas por camping, y que todos los otros acampantes se acostaban aun con sol, alrededor de las siete-ocho. Esto nos daba el indicio que los guarda parques ya habrían pasado. Y así fue que utilizamos esa premisa todas las noches.

En la playa de Watering cove

En la playa de Watering cove

La aventura fue doble, no solo teníamos que tener en cuanta el razonamiento de agua y comida, las bajas y altas de las mareas para poder continuar, sino que también debíamos eludir los controles.

Las mareas te marcaban el ritmo del dia, esta foto por ejemplo fue sacada cerca de las 4 pm

Las mareas te marcaban el ritmo del dia, esta foto por ejemplo fue sacada cerca de las 4 pm

Media hora después...

Media hora después…

La marea había empezado a subir, así que hubo que apurar el paso

La marea había empezado a subir, así que hubo que apurar el paso

Descansando en unas piletas que se formaban en una cascada

Descansando en unas piletas que se formaban en una cascada

537252_492308234145702_1946402485_n

Estuvo muy divertido meterme para la foto, pero salí rápido al ver pasar una raya

Estuvo muy divertido meterme para la foto, pero salí rápido al ver pasar una raya

Sin dudas fue un fin de año particular, no solo por estar lejos, sino también por decidir pasar la ultima noche dentro de un parque nacional, de ese momento se desprende esta foto:

Aunque no lo parezca, eso es La Luna iluminando la llegada de mi año nuevo.

Aunque no lo parezca, eso es La Luna iluminando la llegada de mi año nuevo.

Luego de las vacaciones llego el tiempo de reacomodarse. Recambio positivo de gente en la casa “hostel”. De apoco aparecen personas en las que a veces te encontras en la misma frecuencia.  Con los días fueron llegando algunas comodidades impensadas, como un plasma de 50” y una Xbox.421003_492311560812036_254001783_n

Definitivamente mis vacaciones estaban marcando un antes y un después en mi viaje. Llegando a los seis meses de haber dejado mi ciudad, con la soledad como compañera, disfrutando el viaje, pero también añorando viajar, mover y seguir soñando. En medio de todas las decisiones asistí a una prueba en un club de la ciudad donde vivo, el Christchurch United A.F.C. Después de 3 semanas me comunicaron que quedaba para entrenar con la primera división. Era sin dudas un lindo paso. El equipo de los camboyanos ya me había frustrado. Nivel muy bajo, donde pocas veces mis compañeros me devolvían una pelota a los pies.

Last Club: "C.R.I.S.F.A."

Last Club: “C.R.I.S.F.A.”

A la semana llegó el primer amistoso. El técnico se resistió en ponerme en mi posición natural, defensor derecho. Utilizó un esquema 4-1-2-3 donde jugué como punta derecha, marcando un gol y una asistencia. Hubiese sido perfecto a no ser que la camiseta alternativa del equipo es roja y blanca a bastones, y encima el escudo del club tiene un chivo cornudo (The Rams = Los Carneros). El campeonato se inicia dentro de dos meses y dura hasta mediados de septiembre.

Chch AFC

Chch AFC

La otra gran novedad fue recibir la de recibir una oferta de trabajo. Antes de trabajar en J Powertool Service había conversado con otro taller llamado Powertool People Service. Este otro taller había sido el primero en Christchurch y mi jefe había trabajado 5 años con ellos, para después abrir la competencia, llevándose consigo un empleado y unos cuantos clientes. Era notable la disputa entre los dueños, había quedado en el medio de odios y rencores ajenos. La propuesta de este nuevo taller era superadora, no solo desde lo económico sino también desde la experiencia. Así fue que acepte la oferta y desde el próximo lunes voy a estar reparando maquinas y diseñando planos CAD-CAM, generalmente para piezas de carteleria, operando una maquina C.N.C.  Sumar un poco de experiencia en algo íntimamente relacionado con el diseño industrial hizo inclinar la balanza. Aunque por otro lado sentía el descuido de mi otro empleador. Las relaciones laborales terminan siendo iguales, acá o en la China. Pareciera que todo el mundo se olvida de la parte humana, pasamos a ser prácticamente una herramienta de plusvalor, y no más que eso. Hace tiempo sentía que mi trabajo y esfuerzo no estaba siendo valorado como correspondía. Luego de unos cuantas negociaciones y postergaciones de mejoras salariales, me definí por renunciar.  No solo me fui en el momento mas atareado, sino también me encargue de explicarle a mi compañero de trabajo, que era su momento para ponerse firme y pedir un reconocimiento. “No muerdas la mano que te da de comer” dicen un refrán muy conocido, que de manera resignificada aparece en mi viaje.

En este nuevo trabajo se abre la posibilidad de obtener una nueva visa de trabajo y quedarme por el tiempo que yo quiera. Es ahí donde radica la cuestión “que yo quiera”. Veremos mas adelante por donde me lleva el deseo.IMG_0494

Alguien al pasar me regalo un consejo: “guarda tu corazón” me deslizó. Pues así lo siento, mi corazón hoy esta en mi Bosque, ahí cerquita de todos los que amo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a No muerdas la mano que te da de comer

  1. Yan dijo:

    Decidir lo que uno quiere, lo que uno desea libremente, es probablemente lo más añorado por todo ser humano. Pero también, es lo que más angustia nos puede llegar a causar hasta tomar la decisión y dar el salto.
    Una vez más, hermoso lo que escribís! Beso grande y abrazo.

  2. facu alva dijo:

    Hola Lea, como estas?. Muy linda la publicacion y las fotos geniales, hermoso paisaje, me hace acordardar a nuestro querido sur jaja. Buenisimo lo laboral, en mi caso hubiese hecho lo mismo sin dudarlo, para quedarme un tiempo mas obviamente, pero debes extrañar un poco no? Bueno terminando te deceo de corazon de tripero a tripero, pasalo joya, obtene toda la experiencia que se pueda y seguilo al lobo que este campeonato subimos jaja Abrazo locura!!!

  3. Jon dijo:

    Lea I am enjoying your blogs. You have become a man of the South Island, very close to a kiwi!

  4. Guille dijo:

    Que grosa la rana paranoica! jajajajaja.
    Felicitaciones por el logro de quedar en el club, empezaste con el pie derecho, y te va a ir bien porque desde base llevás algo adentro muy valioso: Nunca te das por vencido. Inventate un festejo, porque este año quién te dice que conviertas seguido… (pedí patear los tiros libres, aprovechate del DT si te tiene confianza jaja).

    Nos hablamos por Skype, querido.
    Abrazo de gol

  5. Mama ( arias = "La Vieja ") dijo:

    Los que te amamos estamos viendo tus hazañas …. y realmente es complicado poner en palabras lo que se ve y lo que se siente ,…orgullo , amor , esperanza. Nosotros sabemos que tu bosque es ” este el del Lobo”. Bueno pero esos helechos son increíbles!! la rana parece de dibujito tráele una a julian para su colección, jaja. Ah y a mi un helecho bien grande…jaja

  6. Klando Vs dijo:

    Hace un año que estamos en -nz y nunca pudimos ver un Kiwi!! hermosa nota y imágenes !! A exprimir la nueva cam ahora!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s