Boulevard of Dreams

Se me apolilla el blog y lo sé, no es casualidad, de alguna manera tanto tiempo de meditación  esta haciendo difícil que me exprese hacia el resto. Es más complicado de lo que pensé hablar de mi mismo, siento una contradicción interminable en hacer publicas ciertas cosas. Los  ¿Por qué?  Y ¿Para que? no tardaron en asomar; creo que el ¿Para quién?  terminó  dándole un poco de sentido a seguir escribiendo. Así que voy a empezar por contar que me siento feliz y tranquilo.  Feliz por que veo como los deseos del ayer hoy se van encausando en mi día a día. Tranquilo por que en esta confortable soledad puedo observar, solamente eso, observar, parece simple, pero para mi es muchísimo.

Siesta casual, en el Halswell Park

En esa innata característica que se desprende  de mi  inquietud  y curiosidad, no solo me convertí en un testigo de otra sociedad, sino también de como se comportan los otros sudamericanos interactuando en esta cultura.  Me duele el darme cuenta que muchas personas que vienen de mi mismo suelo piensen de una manera tan distinta. En realidad lo que me duele no es la diferencia de pensamiento, sino mas bien la falta de conciencia y de análisis en lo que expresan:  En una conversación perdida escuche un “peruanos de mierda” que se desprendió de un compañero de Montevideo, ¿perdón?  le retruque, “si, pasa que no se como será en tu ciudad, pero nosotros tenemos un montón trabajando en Uruguay”. Preferí abandonar la conversación, ya que no le veía sentido discutir. ¿Curioso no? Contradictorio también, latinoamericanos trabajando en una civilización ajena, quejándonos de la inmigración en nuestros países (el plural lo uso solo por una cuestión narrativa). “El pobre, es pobre por que quiere”, ¿complicado no? Discutir sobre eso con una compañera cordobeza me lleno de amargura unos cuantos días seguidos.  Y para que haber mencionado el aborto, obvias respuestas de personas formadas con nuestra típica, clásica y tradicional educación católica, sumando los ya conocidos aportes de la tinellizacion.  A esta altura del relato, deben pensar que estoy paseando en facholandia, y la verdad que a veces lo siento así. Por suerte también voy conociendo gente que no piensa así, aunque son los menos. No me quiero privar de la ilusión de creer de que hay gente diferente a uno, pero con ideas y sentimientos acordes al respeto.

Con Ague, Lucas y Mica en el Halswell Park, con Christchurch de fondo

Otro de los motivos por los cuales descuide este espacio, es por no poder decir exactamente lo que pienso, por miedo a ofender a alguien, bueno como verán, eso se terminó. Por suerte justamente la gente que critico es esa misma que nunca se colgaría leyendo reflexiones de este tipo, así que escribo sin cuidado.

Mi escultura favorita, en el Botanic Garden, a una cuadra de casa.

Luego de mi primera semana de trabajo, había llegado el  sábado de descanso.  Un extraño ruido perturbo la típica calma de este barrio. Me asome por la ventana y pude ver como avanzaba una particular protesta: Según el diario de la ciudad unas 2000 personas se congregaron, en lo que seria la municipalidad de Christchurch para reclamar asistencia del estado. Luego de la seguidilla de terremotos muchas personas, no solo han perdido sus casas, sino que también han tenido que abandonar los lotes que se encuentran en el centro de la ciudad, que es donde fue el epicentro. El gobierno acaba de presentar un proyecto de reconstrucción de “Red Zone”  la cual incluye infraestructura de alto costo, como un estadio, teatro, centro de convenciones, centros comerciales, etc. (video del proyecto http://vimeo.com/46589834). La proclama lógica de los habitantes de esta ciudad fue  “casas primero, estadio después”, marcando una desfavorable prioridad por parte del estado. Lo particular de la protesta era su conformación: principalmente familias, niños en bicicletas, mujeres con carritos de bebe, parecía mas una excursión por algún centro turístico, o alguna peregrinación.

No hice a tiempo a salir a tomar una foto, así que acá tienen una de un diario.

Lo lindo de ser un forastero es que nunca te podes anticipar a las cosas que te pueden sorprender.  El cambio climático es una de ellas. Granizo repentino, y una breve, pero esperada nevada jugaron con mis ilusiones de despertarme con la calle tapada de nieve,  y que por esto mismo no tenga que ir a trabajar. La realidad marca que tuve que ir igual, con más frio que ilusión.

El cielo de Christchurch antes de la tormenta…

… y el suelo después de ella

Luego de la adquisición de la guitarra, decidí ir por más.  Me anoté en una subasta por una bicicleta, la cual luego de ganar me di cuenta que el dueño vivía a 100 km de Christchurch. Le escribí un amable mensaje, contándole mi confusión a causa del cambio de idioma, atinando a que la persona republique la bicicleta. Luego fui a una casa de compra-venta y aproveché una oferta para una todo terreno marca GT. Era así como nacía “la tenebrosa II”. Al volver a casa recibo un mensaje del dueño de la bicicleta subastada, diciéndome que él venia seguido a esta ciudad, que no era ninguna molestia acercármela hasta mi casa. Así nacía “la tenebrosa III”. Por fortuna, Lucas, mi compañero de cuarto, también andaba buscando una bici que le permita salir a las rutas.

Montreal Street and Worcester BOULEVARD, no es 9 y 70, pero me las ingenio igual para pasarla bien!

Lucas es hoy en día, una de las personas con las que mas comparto. Naturalmente se brindó a ayudarme  con información ni bien llegue a la ciudad, y supo también intrigarse y escuchar con atención mi relato sobre mi periplo en bicicleta por las costas uruguayas. Dentro de poco él inicia un viaje en bici a través de estas islas, intuyo que mi experiencia le habrá dado impulso a animarse. Es grato a veces tomar conciencia como la presencia de uno puede repercutir en la vida de otras personas.

Párrafo aparte para quienes trascienden en mí  (Literal y todo, jaja).¿ Que decir de todas aquellas personas?. Que las llevo presentes en mí día a día, y que no imaginaría mis rumbos sin sus presencias.

Me tuve que armar de paciencia para poder compartir una comida con unos japoneses

Bue, volviendo al relato del blog: Hace dos semanas me invitaron a jugar unos asiáticos. Jugué con unos coreanos contra unos taiwaneses.  Fue muy divertido jugar, me salían todas, fue increíble, hasta metí un golazo de tiro libre con el que ganamos el partido. Le ayudé al couch a acomodar las líneas, y le expliqué alguna de las cosas que aprendí jugando al futbol. Prestaron mucha atención a los que les contaba y se quedaron sorprendidos con mi actuación. Todo muy color de rosa, hasta la ultima jugada, que fui a trabe fuerte, y no preví que la torpeza de un chino bastante grandote, al cual me lo llevé puesto y me ocasionó una contusión en el tibial. Golpe que me dejo un día sin trabajar, y sin cobrar también.  Muy lindo sentirse superior jugando, pero también soy consiente de que emprendí este viaje, dejando mis cosas mas preciadas atrás, para cambiar de pescera. Una más grande, que me permita crecer más, no una mas chica. “Pensando en el regreso se va cantando”, me recuerda uno de mis favoritos cantautores, frase que se desprende de “El gran pez”.

Whisky de no se cuantos cientos de dolares y comida tipica para matar la gula, cortesia de unos conocidos de Sri Lanka. (en el plato habia “ambultiyal” y ” belin acharu”, que sería algo asi como pescado deshidratado con especias.

La grata sensación de ser pez grande en estanque chico preferí dejarla atrás, me apunté en mi anotador la dirección de dos estadios de futbol, y salí con la “tenebrosa II”. Cuando arribe al QE II Stadium, recordé que el Google Earth aun no actualizó la zona de Christchurch. Una ruinosa tribuna me dio la bienvenida. Di vuelta la página y me fui para el ASB Stadium (English Park). Césped sintético y una tribuna techada para unas 8000 personas.

Mirando un entrenamiento en el English Park

Mucha infraestructura, para poca gente. No solo refiriéndome al futbol, esto sucede en cualquier ámbito publico. A menudo paseo por algunos parques , alguna que otra exposición, algún evento, la postal es siempre la misma, poca gente. Nunca pude dejar de hacer la traslación de un lugar así a la Argentina, sin imaginarla llena de gente. Cualquier artista, cualquier evento, exposición, sea interesante o completamente vacío de contenido, la gente  acude igual. ¿Será que en nuestra tierra hay personas con todos los gustos? ¿Será una cuestión de proporción de población? Creo que la respuesta mas adecuada seria que ante la comparación de sociedades, la nuestra mucho más humilde, ante el desgaste de una lógica de trabajo rutinario, necesita de “lo que sea” para distraerse un poco. Acá, quizás, al tener fácil acceso a comodidades, la gente no requiere satisfacer esa necesidad.

Japon, Corea, Alemania, Sri Lanka y Argentina. No se engañen con las fotos, es mas work que hollidays esta visa, jaja

Ya soy un sobreviviente de 3 terremotos. Todos de intensidades de entre 3 y 4 en la escala Richter. El que mas sentí fue el de esta mañana. Nuestra rustica casa se sacudió unos 5 segundos, en los cuales salté de mi cama inmediatamente, fue gracioso porque al volver a dormir, soñé con todo tipo de catástrofes, pero en todas disfrutaba el solo hecho de vivir.

Bueno creo que es todo por hoy, amigado de nuevo con este espacio, el cual solo tiene sentido por quienes lo leen…

Feliz, en el jardín botánico, un día que salimos con Ramiro.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

Pisando suelo firme en Christchurch

Pasó la primera semana en mi nueva ciudad sin ninguna novedad sobre los temblores, sin embargo, el seguir caminando por un país extranjero sin ninguna fuente de ingreso, a veces, te hace sentir como si se te moviera el piso.

Esta es la casa donde vivo: no se engañen no son tejas son chapas oxidadas.

El sábado nos juntamos con otros argentinos a jugar al futbol en el Hagley Park. Un hermoso parque publico con excelentes canchas de hockey, cestoball, rugby y futbol. Cada vez que piso el pasto de acá pienso en ese dicho que dice: “el césped siempre crece mas verde del otro lado de la cerca”. Bueno en este lugar de algún modo estoy del otro lado de ella. El partido se extendió a dos horas, era evidente las ansias de futbol que teníamos, no solo los argentinos, sino también dos indios que se sumaron (tan inocentes con la pelota, como ásperos sin ella), dos brasileros, un alemán, y un chileno. Nos divertimos muchos a pesar de ser solo seis contra seis en una cancha de nueve, y que además si bien había muchos pasto, también había llovido toda la semana, otro motivo más por que cual venia resbalando es suelo neozelandés.

Pactamos jugar por la paz mundial, y es más que evidente que perdimos.

Me levante el lunes, sin noticias sobre los trabajos que había postulado, así que tomé una bicicleta prestada a Lucas, mi compañero de cuarto, y me dirigí nuevamente a las agencias de trabajo. En realidad parecieran ser mas bien oficinas de reclutamiento, donde quien te contrata es la agencia y te recontra tercieriza a las empresas que así lo deseen. Seguía latente la posibilidad de irme a vivir a un campo, donde te dan casa y una paga relativamente buena, pero con jornadas que se extienden hasta las trece horas y media. Preferí agotar instancias, así que fui personalmente a un taller de electromecánica a unos cinco km de donde estoy viviendo. Estudiaron mi CV, e inmediatamente me pidieron que vaya al día siguiente. La cuenta estaba resultando a la perfección: Terremoto en país de primer mundo= edificios y casa aseguradas= reconstrucción repentina= maquinas rotas= cara rota que sabe hacer lo que los kiwis no. El ambiente de trabajo es muy bueno, y el trabajo es bastante sencillo. Acá importar los repuestos de china se hace mucho mas económico, por lo que difícilmente pierdo tiempo reparando cosas, soy mas bien un cambiador de piezas. No obstante es mas relajante saber que cobro por hora, no por maquina reparada como en mi anterior trabajo. También en gratificante ver semanalmente fruto de tu trabajo y no tener que andar “tirando” hasta fin de mes.
De a poco me estoy aprendiendo las palabras específicas del ámbito en el que trabajo, aunque Paul, unos de mis jefes, a menudo me hace chiste en los que lo dejo pagando por no entenderle demasiado. Están siendo amables conmigo, se nota que me tienen mucha paciencia, jaja. La ventaja en este trabajo por sobre el resto de las propuestas es que, llueva nieve o truene (excepto terremoto) se trabaja igual. A menudo veo a mis amigos como no pueden cumplir con su tarea por culpa de la lluvia, y a raíz de esto, no cobran. Tengo jornadas de lunes a viernes de ocho horas, posibilidad de ascenso, y chances de que me permitan quedarme más tiempo. Así que bueno, trataré de aprovechar lo máximo que pueda a esta oportunidad que se presentó.

Presten atención a las patentes: TOOLDR . Acá podes pagar y elegir tu dominio, curioso.

Si bien acá pensas dos veces antes de comprar algo, ya llegaron algunas comodidades como: buenas provisiones de comida, una almohada, un par de sabanas, la guitarra… y estoy analizando como resolver el traslado hasta el trabajo. Mi horario de ingreso y de salida es hora pico, y tanto en micro como en auto se tarda bastante. Así que teniendo en cuenta las buenas bicisendas y el respeto por los ciclistas creo que me voy a inclinar a conseguir una buena bicla.
Esa sensación de sentirme mas allá que acá, ya se esta yendo. En mis tiempos de ocio ya no puedo comunicarme mucho con mis seres queridos, ya que es gusto en la franja donde todos duermen. Pero a todos los llevo presentes, a menudo con el recuerdo de alguna vieja anécdota, o suponiendo que estarán haciendo.

De yapa les dejo algunas fotos de la ciudad:

Otra de las catedrales destruidas. Les juro que no tengo nada que ver con ESTO

La Art Gallery la tengo justo en frente de casa, pero esta clausurada No todo es perfecto acá, gastaron 50 millones de dolares en hacerla supuestamente resistia todo. Ahora necesitan 37 millones para readaptarla.

 

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Siempre hacia el Sur es mejor

La última semana en Auckland fue un tanto estresante. El ritmo de la ciudad no me convencía y las respuestas de los trabajos que justificarían mi permanencia ahí, no llegaban. Había chances de quedarme trabajando como lava copas o como mozo, pero teniendo en cuenta la paga y el alto costo de vida que tiene una gran ciudad, decidí emigrar. Por medio de Facebook estoy en contacto con otros argentinos que llevan varios meses en estas islas, todos me decían que relaje, de que disfrute la ciudad, que me quedara tranquilo que los trabajos después aparecen. A pesar de tener esa cierta seguridad no lograba dispersarme demasiado, aun me encuentro viviendo de mis ahorros los cuales por la diferencia cambiara vivir acá sin trabajar es completamente desfavorable. Relevé los lugares con más trabajo en estas fechas y entre ellos elegí como primera parada Christchurch. Me era barato volar directamente hasta ahí y era un paso obligado a otros posibles lugares. Así que una vez definido el nuevo destino me dispuse a disfrutar de mi último día entero en Auckland. En la casa de Jon se había dado una agradable convivencia, sobre todo con Javier, también proveniente de Argentina. Días atrás nos había dado a los gringos y a mí su primera lección de Pa Kua en Nueva Zelanda. Su idea es poder abrir una escuela de esta cultural marcial. A veces da la sensación de que en estas islas aun hay un montón de cosas por hacer, que nunca a nadie se le ocurrió generarlas antes. Tal es el ejemplo de un amigo de una mujer que conocimos, quien fue el primero en traer el Handball a Nueva Zelanda hace no menos de 4 años.
Con Javi nos subimos al ferry que nos llevó directo a la isla Waiheke. Nos acomodamos en la cubierta superior, y luego de una ráfaga interminable de coreanos sacando fotos perdí todas mis intenciones de tomarme una.

Con el maestro de Pa Kua, ya en la isla

Había llovido toda la semana y justo ese día estuvo despejado. Un poco a pie y otro poco en bus fuimos recorriendo las principales playitas, y como no podía ser de otra forma, nos metimos al agua. Cuando me estaba acercando a la orilla una kiwi me pregunto si iba a nadar, le respondí que esa era mi intención. Me dijo que a ella le encantaba pero le era imposible en invierno meterse.

Waiheke Island

El agua estaba tan fría que te hacia doler los pies, pero ¿Quién me quitaba el capricho? Tuvimos que entrar corriendo al agua, dar un chapuzón, y salir inmediatamente. En estas islas nos volvimos a encontrar con Stina y Sack.Ellos estaban haciendo woofing, que seria algo así como trabajar un par de horas por día a cambio de techo y comida. Es una buena alternativa por estos pagos no solo para poder solventar extensas vacaciones, sino también para lograr adentrarse en las distintas culturas.

Con Stina y Javier

Me despedí gratamente de la casa de Jon, sabiendo que en algún momento lo voy a volver a ver. Su ayuda en este inicio ha sido más que importante.

Llegando a Chch

El sábado finalmente llegue a Christchurch. Luego de un colectivo al centro de la ciudad y de caminar algunas cuadras llegue a la casa de unos conocidos de Facebook. Micaela, una de ellos, se dispuso a ayudarme a buscar alojamiento, sabiendo que vengo medio nuevo en el asunto. Llegué a un lugar que tenia mas forma de hogar que de casa; habían venido otros dos argentos de visita y en total éramos como 10, una gran familia compuesta por Lucas de Entre Ríos, Mica de Córdoba, Ague de Mar del Plata, Carla de Chile y Edu y Vicky de Uruguay.

Gracias a ellos me acomodé rapidamente en la ciudad

Quizás será por que aun no estoy trabajando, esto para mi todavía es mas holiday que working, aun me siento mas allá (Argentina) que en acá. Cuando asistí con ellos a una fiesta latina organizada en otra casa alquilada por argentinos, empecé a intuir lo importante que empiezan a ser los fin de semanas acá. Las jornadas son largas y los ambientes laborales un tanto hostiles por el idioma.
Christchurch es la ciudad mas grande de la isla sur y creo que la tercera mas poblada de Nueva Zelanda. Hoy en día el paisaje urbano es bastante particular, ya que están en plena reconstrucción luego de una serie de terremotos a fines de 2010 y principios de 2011. Si bien no es mucha la gente que murió, cerca de 100, mucha gente local se deprime ante esta situación y decide emigrar a otras ciudades. Cuentan que a diario se sienten temblores, yo aun no he percibido ninguno.

“y quedó mas linda que nunca..” Ah no…

Esto hace que queden plazas de trabajo para nosotros, y que también se generen otras en l rubro construcción. Es por eso que me vine acá, hoy estoy apuntando mis CV tanto como al diseño de interior, como a operación de programas CAD-CAM para corte de materiales como también a la reparación de maquinas herramientas. Tuve una prueba satisfactoria reparando dos maquinas, y estoy a la espera de la respuesta.
En esta ciudad me siento cómodo, será quizás por que no todo es tan perfecto.

El contraste de la zona “habitable” y la Red Zone

Me siento más cerca de casa cuando veo algún semáforo que no funciona, o un terreno baldío, o un bache sin arreglar. A menudo buscas una dirección de algún negocio por internet y cuando llegas te encontras con alguna ruina. En el medio de la ciudad se encuentra la “Red Zone”, que no se trata de un lugar apto para la prostitución, sino una zona cercada donde no se puede pasar, Allí estuvo el epicentro del “Earthquake”. Esta también el lado morboso del asunto donde podes pagar un tour para poder ir a esta zona donde solo los constructores autorizados tienen acceso. Acá les dejo un video.

Al fin algo de expresión popular!

Estuve hablando con el técnico del Christchurch United F.C., él me contó quedan solo 2 fechas para terminar el torneo y el próximo inicia recién en marzo! Es decir que hasta diciembre no empieza la pretemporada. Ya estamos organizando con otros argentinos algún partido semanal.
En lo que aun no estoy pudiendo articular es en las idiosincrasias de los demás. Me he encontrado paradójicamente charlando con un ruso, que nada sabia del Socialismo/ Trosky/Lenin, con una pareja de franceses que no les importaba que había pasado en Francia en Mayo del 68 ni en la Comuna de Paris. Un brasilero que no había escuchado hablar de un tal Paulo Freire, unos neoyorkinos que no creían en las teorías del falso atentado, una chilena que no cree en la educación publica, y uruguayos que no les gusta el candombe! La única que apenas salvo la ropa fue la cordobesa cuando le pregunto sobre el Cordobazo. Pero bueno todo esto tiene su lógica: quienes tienen acceso a estos pagos son solo personas de clase media, con todo lo peyorativo que esto implica, sobre todo en lo que educación y sensibilidad social concierne. Hoy me encuentro lejos de tener expectativas de encontrar por estos lares a alguien que piense como yo, y de alguna manera trataré de empezar a disfrutar de esas diferencias.
Así que bueno, acá me encuentro yo, ateo, en una ciudad llamada “iglesia de cristo” en una casa con el piso un tanto inclinado, donde las puertas perdieron la escuadra, a metros de la Red Zone esperando que llegue la guitarra que me compré en una subasta on line. Eligiendo, en lo que puedo, las trazas de lápiz que dibujan mi camino. 🙂

Mi grafitti favorito de Chch.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Tramp osos

Sus caminos se cruzaron
sin necesidad alguna
mas que de poder descubrir
las caras de la luna

Jugaron al Amor por un tiempo
brindaron por su voraz encuentro
siempre lejos del brillo de la ciudad
les gustaba jugar con fuego

Ella en su sonrisa encriptaba su ilusión
él en su mirada portaba su deseo
dejaron volar sus  almas por un tiempo
habian leído… el final del cuento.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

A la espera

Da la sensación de que el tiempo pasa rápido aquí. De a poco me voy acostumbrando a los cambios, tanto de horarios, como de alimentación, como también de idioma. Quizás este último sea el punto en el que menos preparado me vine. Es decir logro mantener conversaciones básicas, interpretar lo que me dicen y hacerme entender, pero cuando trato de interpretar una conversación entre dos angloparlantes pierdo a menudo el punto de la conversación. Pero bueno llevo a penas días aquí, será cuestión de seguir aprendiendo.

El centro de Auckland desde lejos.

Es realmente razonable que en esta sociedad los objetos sean completamente diferentes. Es lógico ya que están destinados a resolver otro tipo de necesidades. A menudo me encuentro con utensilios que rosan lo ridículo, pero también hay otros dispuesto a ser eficientes, sobre todo con el medio ambiente. Por ejemplo algo tan simple como dos botones para eliminar los desechos del inodoro, o sensores en las calles, donde sino pasa un auto el semáforo queda en rojo, o botones para los peatones, donde si nadie los presiona los semáforos permanecen en verde.

El orden y la calidad de vida sorprenden, incluso, a los europeos.  Pareciera que para los que nacen aquí siempre hay oportunidades de tener una vida más que digna. Ofertas de empleo accesibles y sueldos acordes a este mercado.

“con el diario en la mano, salí buscar un trabajo…” ♫ me encontré con noticias como esta. (para los que no entienden ingles, dice que la policía esta buscando a los dueños de esas joyas)

Así como en los objetos uno observa como, al tener lo básico resuelto, se disponen a resolver las mas excéntricas necesidades, como un calentador de toallas, es entendible que aquí nadie se cuestione nada acerca de los modelos políticos y económicos, créanme que realmente no tienen la necesidad.  Puede sonar egoísta desde nuestro punto de vista,  pero si te pones en su lugar los logras entender. Y no es para menos el circo esta armado en todo el primer mundo para que ese tipo de pensamientos se transforme en el sentimiento de la lastima, y que no pase de eso.

Mientras tomábamos una merienda observamos un arco iris completo, de punta a punta. La obvia respuesta es NO, no había oro ni duendes, jaja.

Ahí lo tienen nomas, de punta a punta.

Estoy encontrando un cierto lado xenófogo en mis días. Hay tantos asiáticos que lo hacen sentir a uno como, digamos, invadido. Fue así que una noche tomando una cerveza en un bar con un amigo argentino, nos cruzamos con un coreano con una campera de River. Cuando le pregunté donde la había conseguido se asusto creyendo que la estaba reclamando, fue así que nos conto que la había comprado en Corea a 100 dólares. Tienen la costumbre de sacarle fotos a todo, y nosotros dos, oriundos de la tierra de Messi y Maradona no fuimos la excepción.

Encima te hacen la V peronista, jaja!

Aproveche uno de los pocos días soleados que hubo en esta semana y me fui a trote hasta Mission Bay, una pequeña costa a las afueras del centro de Auckland donde podes tener agradables visuales de la ciudad.

Encontré el camión de los helados en una de las salidas. Aunque no tenia tantas ganas, me tome un heladito 🙂 Atras se aprecian las praderas al mejor estilo teletubbies

Lo mejor de mi estadía en la casa de Jon, no fue solo poder conocerlo a él, sino también a las distintas personas que fueron viniendo, estadounidenses (me reúso a decirles americanos) un ruso, un brasilero que vive en Australia, un chileno y otro argentino. Tuvimos un par de conversaciones muy interesantes sobre los motivos que cada uno tuvo sobre el viaje, y de las cosas que nos gustan y las que no, de nuestros países.

Con Sack, Stina, Paul, Jon, Veni y Javier

Ellos me ayudaron a confeccionar un conciso curriculum, así que ahora estoy a la espera de la respuesta de los trabajos que mas me interesan, aunque si esto no funciona guardaré mi titulo en el cajón y me embarcare a las desventuras del campo. Estuve en un club de futbol llamado Birkenhead United hablando con el entrenador de la primera, y me dijo que podía empezar a entrenar con ellos. Todo esto en el hipotético caso de conseguir trabajo en Auckland y de poder asentarme claro, ya que el futbol acá es semi-profesional.

Si todo sale bien, quizas. Sino será en otra oportunidad

Gracias a todos por las energías que hacen llegar!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Primer paso: Auckland

Luego de despegar de Ezeiza me dispuse a pasar las 16 horas de vuelo lo mas cómodo posible: Ahora entiendo porque el déficit de Aerolineas Argentinas, un servicio ineficiente y vuelos a medio vender, así que me recoste en tres asientos libres he hice de ese lugar mi búnker. La azafata que me toco o estaba mal paga o mal… bueno ustedes me entienden, jaja. Ya una vez en Sydney procure no decir ni bomba ni terrorista, no obstante a esto me revisaron todo. Estaba un poco inquieto ya que no sabia donde específicamente estaba mi equipaje, por suerte una empleada de Air New Zealand se encargo de derivarlo a Auckland y al ver mi cara cansada me invito a pasar al sector VIP para tomar un desayuno. Bueno aca los desayunos son como algo abundantes, así que aproveche la hospitalidad. El avión a NZ fue otra cosa distinta, en comparación lo de AA parecía una carreta. Pantallas individuales táctiles con todo el contenido que se les pueda ocurrir, mas un almuerzo mejor que el que te puede ofrecer tu vieja me dieron la bienvenida a lo que se denomina como primer mundo.

Dejando atras Sydney

Cuando llegue a Auckland uno de mis odios estaba tapado por la diferencia de presión en el vuelo, luego de demostrar mi legalidad ingrese finalmente a Nueva Zelanda, ahí me estaba esperando Jono. El por medio de Couch Surfing me ofreció alojamiento en su casa. Había tenido una infección en su ojo así que lo tenia tapado con una venda. Así comenzó el trayecto hasta el centro de la ciudad, una persona sin un ojo y otra sin un oído, hablando en idiomas diferentes, fue muy divertido. La casa de Jono es increíble, me anime a bautizarla el Puerto Madero de Auckland.

Con mi primer amigo Kiwi: Jon

El diseño del edifico esta claramente concebido desde la conceptualidad de un barco, y no es para menos todas las unidades habitacionales, incluido el hotel Hilton fueron construido sobre un muelle.
Al llegar acá me predispuse a encontrar comportamientos lógicos en la gente, típico de grandes ciudades, pero esta creanme que es una excepción. Poco transito, ordenado y tranquilo. Reglas que se cumplen a la perfección, mires donde mires. Gente amable y sin apuros. Casi no vi policías ni seguridad, el banco parecía un kiosco. Compras y vendes monedas como si fuesen caramelos. Pero bueno hoy me encuentro disfrutando de esto, pero no sin despegarme de la noción de que esto existe gracias a un montón de políticas desfavorables a muchas personas, incluidas nosotros, los argentinos.

En el balcon

De a poco voy acostumbrando a mi cuerpo a este nuevo horario, ordenando las comidas, es mas sencillo. Jono se fue a una isla a visitar a su sobrino y quede a cargo de la casa, hoy llego una pareja de Nueva York, y el lunes probablemente llegue mas gente. Es grato poder ver los distintos puntos de vistas de personas tan diferentes a uno. La ciudad es realmente cosmopolita, indios, japonés, chinos,  y quien sabe cuantas mas nacionalidades.  En una de las recorridas me mori de risa al entrar a un supermercado chino! Si si aca también están jaja, voy a ver si le puedo ganar una discusión.

El concepto de esta particular galeria de exposiones es el de una nube, para mi es una oruga gigante 🙂

Así que aquí me encuentro a 4 cuadras de la Sky Tower comiendo mantequiilla de maní y jugo de manzana, maja. Esperando que llegue un correo como mi IRD (cuit de acá) y la tarjeta del Kiwi Bank. Mientras tantos viendo si me acerco alAuckland City FC a probar suerte o bien parto hacia el sur a hacerme de abajo, quien sabe?

Sky Tower

Publicado en Uncategorized | 9 comentarios

Empieza el viaje! (por así decirlo)

Fue increible  la despedida, entre mi familia y mis amigos, de abrazos y besos interminables. Feliz por comenzar esta travesía pero con un nudo en la garganta, sabiendo que dejo aquí a lo mejor de mí.

Luego de una noche sin dormir, ultimando detalles llegué al aeropuerto y a la hora de entregar mi pasaporte quedé atónito al no poder hallarlo en mi bolso de mano. Segun mi viejo me puse blanco, y no era para menos, toda mi vida preparandome para este momento, y sas! Pero bueno ahi estaba nomas solapado con el carnet internacion de conducir. Aguardé en mi ubicacion hasta la hora del vuelo, y la salida de este comenzó a retrasarse cada vez mas. Habia una perdida de liquido hidraulico en una de las turbinas, asi que despues de 3 horas demorados dentro del avión, la perspicaz conducción de la campora decidio suspenderlo (lease con sarcasmo). La sensación era doble, con AA la bronca comenzó dede que dieron de baja mi vuelo a Auckland y me lo cambiaron a Sydney teniendome que hacer cargo del tramo restante. Y ahora ya estaba perdiendo esa conexión. Por otro lado preferí alegrarme de que ese avión no haya partido. Asi que bueno ahora me encuentro en un hotel 4 estrellas en Capital Federal aguardando un nuevo vuelo, ya con las combinaciones de vuelo resueltas. 

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios